Myriam Hernández: “Desde mis inicios nunca he tenido que transar”

La baladista habla de una etapa marcada por la nominación al Grammy Latino y su nueva vida, a dos años de volver a vivir en Chile.

Mucho antes que alguna figura de la televisión local desechara animar en la Quinta Vergara, y mucho antes que cualquier banda latina escogiera dar un paso al costado ante la oferta, Myriam Hernández (44) les dijo a los organizadores del Festival de Viña del Mar la breve sentencia que detestan escuchar: no, no quiero ir. “Fue en 1986, estaba muy chica”, rememora la cantante, como intentando encontrar en sus días más pretéritos algún antecedente desconocido que retrate su vida actual. “No me sentía preparada. Fui la única integrante de mi generación que le dijo que no al Festival en esos años. Y, cuando lo hice, un productor delante de todos me dijo: ‘¡Me voy a encargar de que nunca más pises el escenario de la Quinta Vergara! Tomé un taxi y me fui llorando, porque en esa época no tenía auto. Después, del sello querían que hiciera rock, como Celeste Carballo, y que me acortara el nombre, pero tampoco hice caso. Tres años después igual fui a Viña. Pero esto demuestra que, desde mis inicios, nunca he tenido que transar”, detalla la voz femenina más dotada y popular del cancionero chileno en las últimas dos décadas, con la labia veloz que ha convertido en la impronta de su personalidad artística, tasando ideas, mezclando hitos y arrojando mitos.

Y si en días de clan infantil y chasquilla juvenil no quiso ceder a la lógica, Hernández ha intentado perpetuar esa rigurosidad durante la adultez. “Mantener una sola línea”, ilustra mientras picotea un trozo de pulpo a la oliva que descansa sobre la mesa de un restaurante capitalino: su último trabajo, Seducción, estrenado en abril, transa poco y nada con los ritmos de moda y se mantiene alineado con la balada de contornos tradicionales.

Se trata del mismo trabajo que ya alcanzó disco de oro en el país -cerca de 10 mil copias-, que le valió su primera nominación al Grammy Latino por Mejor Album Femenino y que presentará los días 27, 28 y 29 de octubre en el Teatro Municipal de Las Condes. Logros que determinan a una figura atípica: aunque su nombre tiene peso propio, y su catálogo es reconocido por cualquier auditor promedio, la intérprete se ha alejado cada vez más de los medios y, sobre todo, de la televisión. Elige cómo y cuándo dar las entrevistas, y sus apariciones mediáticas del último tiempo se cuentan con los dedos de una mano, a diferencia de hace un lustro, cuando animaba Viña y su vida musical se hermanaba con la conducción.

“Ha sido por mi voluntad”, define clara. Luego continúa: “Me invitaron a ser jurado en un programa de talentos, pero no me gusta estar en la TV por estar. En algún momento estuve cinco años animando el Festival de Viña y fue suficiente, no volvería a estar. Y no porque no quiera, sino porque ya cumplí mi ciclo en ese escenario. Hoy no hay lugares donde conversar, porque si voy y me van a preguntar qué vestido me voy a poner en los Grammy o cómo voy a llevar el pelo, no me interesa. Ahora me gusta hablar de música, porque lo mío no es andar demostrando lo que he hecho. Lo malo es que se piensa que cuando uno no está en TV, estás jardineando en tu casa y no es así, estás trabajando igual”.

Hernández probablemente tiene y tenía escaso tiempo para jardinear en su hogar, pero, si alguna vez lo hizo, la labor tenía una residencia fija: Miami, la capital del sonido latino que Estados Unidos quiere proyectar para el planeta. Entre 2000 y 2009, la mujer de El hombre que yo amo vivió en la ciudad junto a toda su familia- su esposo y mánager, Jorge Saint Jean, y sus dos hijos, Jorge Ignacio (17) y Myriam Isidora (14)- para fortalecer un ascenso internacional que ya acumulaba varias temporadas, pero que tuvo su impulso concreto en el álbum + Y más (2000).

Hace dos años, y tras resultados dispares, decidió cortar el ticket de retorno definitivo, aduciendo razones familiares y -en otra maniobra poco habitual para los créditos nacionales- estableciendo un régimen de expansión continental planificado desde la lejanía santiaguina. Durante la primera mitad de 2011 visitó una docena de países, bajo un ritmo donde sólo se permite estar un máximo de dos semanas fuera del país. Va y viene. Deja a sus hijos al cuidado de sus padres y se da tiempo para visitar la residencia que aún mantiene en Miami.

Pregunta lógica: ¿No es un ritmo demasiado incómodo? “Es muy sacrificado, pero he armado una rutina para poder pasar más tiempo con mis hijos. Aunque a veces me agoto físicamente, me he acostumbrado. Para mí esto fue como volver a los inicios”, dice.

Otra pregunta obvia: ¿No hay ganas de retornar a EE.UU.? “A veces, pero por una cuestión de clima, porque me gusta el clima tropical. Pero volví para que mis hijos tuvieran raíces chilenas, porque allá, pese a que la educación es buena, ya a los 16 años te obligan a manejar o tener tarjetas de crédito. Y yo no quería eso. Allá también es más fácil juntarse con gente de la industria latina, pero definitivamente no lo extraño”.

En el permanente acercamiento con su hijo mayor, la baladista ha descubierto sus ansias por convertirse en guitarrista, bajo la huella de Billie Joe Armstrong. “Pero no me gustaría que se dedicara a la música. Sé que suena egoísta, pero es un camino demasiado difícil”, complementa, en otra huella más de una artista que se mueve bajo sus términos, que revela sus gustos tanto por Radiohead como por Yes y que mantiene los dogmas que la han convertido en coordenada ineludible del cancionero local.

La Tercera (Chile)

Siguenos en: @MHwordpress

Anuncios

Publicado el 16 octubre 2011 en Entrevistas, Prensa. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Myriam Montaño Rivadeneyra

    Por todo lo que Myriam Hernández manifiesta, considero que es una artista auténtica, y eso me encanta, en estos tiempos donde son puras poses, ella se mantiene en su linea, tiene una voz privilegiada, su interpretación es esquisita y es un ser humano fuera de serie, al menos eso es lo que demuestra y hace que mucha gente la quiera y siga su carrera. Resumiendo: Myriam Hernández ES LA MEJOR.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: