Myriam Hernández y Cristian Castro, dos sensibilidades que cantan al amor

Los conciertos también tienen su ética de respeto al público. La Feria de Durán presentó un gran concierto de música romántica con Cristian Castro y Myriam Hernández, respaldados por músicos de primera, por lo cual resulta incongruente que, aparte de que empezó más de una hora tarde, hayan efectuado pruebas de sonido hasta un segundo antes de comenzar. El sound check se efectúa sin el público presente.

Con dos guitarras eléctricas, un bajo, congas, teclados y dos coristas, el llamativo setup del escenario ofrecía escenas abstractas y figurativas de gran belleza plástica en pantalla. Y salió la gran estrella de la música romántica, Myriam Hernández, ante el delirio de un público casi totalmente femenino y de todas las edades, luego de que Edhisson, telonero nacional, cantara música chicha exhibiendo buena voz a capella.

La gira de Myriam se llama Seducción y es que el timbre y tesitura preciosista de su voz combinan con una indefinible prestancia emocional que transmite y conmueve a todos. Su micrófono podría haber tenido algo más de volumen, pero, en general, el sonido estuvo muy bien, realzando la gran orquestación.

Todos los ángulos en la problemática de las relaciones, enfocados desde la óptica femenina, constituyen los temas en sus canciones. Así Mío provocó alaridos al enfatizar la posesividad típica femenina, al igual que Eres (todo, solo para mí). Cambiando de balada-pop a un rock pulsante, actuando la canción con su guitarrista (siempre a su lado) y el baterista pegando un redoble exacto, este cambio de género era lo mejor, musicalmente, hasta el momento.

Mañana, muy representativa de ella, habla de “lágrimas que llenan la cama” y que “sin ti tengo que acostumbrarme, mañana tendré las fuerzas que hoy me faltan”. Saludando al público hizo un dúo con Marco Antonio Solís en pantalla, que dice: “yo no tengo la culpa si todo me sale al revés”, y “he vuelto por ti”, una vez más despertando una identificación masiva en el público femenino y masculino al decir “no te dejo escapar”.

Oscilando entre la delicadeza de nuevas tesituras, diferentes colores en su voz y un rock vibrante, llegó a Se me fue, que dice: “sin avisar, no lo pude acompañar, no sé si me extrañó, no sé si me perdonó”. Usualmente otros artistas de este género de baladas ultracortavenas banalizan el tema y lo reducen a una interminable cursilería. Myriam Hernández causa el efecto contrario. Conmueve, a veces hasta las lágrimas, enfocando creativamente aspectos del amor y sus efectos emotivos, llegando con la belleza transmisora de su voz a remover las fibras más ocultas.

Dónde está la primavera, coreada masivamente, mostró a una corista tocando armónica y Huele a peligro (el mero hecho de sentarte a conversarme) fue una conjunción de letra y melodía notable.

Bajo una lluvia de papel picado y vibrando en forma casi imperceptible, como solo ella puede, y con un solo bestial de la guitarra, se despidió esta artista con letras mayúsculas.

Y salió Cristian Castro rodeado también de excelentes músicos con capa, antifaz y disfraz de superhéroe a lo Batman. La variedad y la proclividad por el rock, bien tocado, le dieron originalidad y mucha vida a No podrás y Lloviendo estrellas (casi totalmente instrumental).

Cambiando su atuendo y mezclando el tema de El Padrino con Vuélveme a querer, el artista no le dio tregua a la madrugada y a las seis horas que tenían sentados los asistentes al concierto. De repente subió un mariachi al escenario y Cristian comenzó a mostrar su mejor canto, sin apelar a esos agudos chillones y registros bajos que no le van.

Yo te lo pido destacó al guitarrista, verdadero virtuoso del instrumento, mientras Cristian, ahora elegante con traje formal, desgranó en seguidilla Amor amor, Gavilán o paloma y Gorrión, la más coreada de toda la noche, gracias a la incesante venta de cerveza con la cual Cristian Castro sintonizó a la perfección, gritando: “a Ecuador le hace falta un tequila”.

Todo un profesional, le dio gran variedad al show desde la sensibilidad llorona de Ángel hasta No hace falta, quizá lo mejor de su repertorio, majestuoso y muy bello. Por último, el rock pulsante mantuvo el ánimo.

El Universo (Ecuador)

Siguenos en: @MHwordpress

Anuncios

Publicado el 8 octubre 2012 en "Tour Seducción 2012", Prensa. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: