Myriam Hernández: “Nunca tengo la certeza de que voy a llenar un recital”

La cantante repasa sus 25 años de éxito y el masivo show con que los festejará en junio en Movistar Arena.

2113427

Myriam Hernández observa la foto de una desaparecida micro Pila Ñuñoa, ese legendario recorrido que debía tomar para trasladarse al colegio durante los 70 y los 80: es la imagen que encabeza el grupo de whatsapp que posee con sus ex compañeros de cuarto medio.

“Hace poco nos juntamos y siempre intercambiamos fotos. Nunca he olvidado a mis amigos, eso te mantiene como una persona normal”, subraya la cantante, mientras desliza el dedo índice derecho sobre esa fotografía de un Santiago que ya no existe, cuando la locomoción colectiva tenía colores, cuando se pagaba con sencillo y cuando la balada El hombre que yo amo sonaba por todos los rincones y su intérprete acumulaba miles de copias en ventas.

Ese éxito, que explotó en 1989 y que marca la zona cero de su ascenso internacional, es el hito que celebra su próximo concierto en el Movistar Arena, el viernes 5 de junio, en su retorno a los escenarios a gran escala y en una cita publicitada como el festejo de sus 25 años de trayectoria (Puntoticket).

¿Extraña algo de esa etapa, donde se vendían miles de discos? 

En algún momento sí lo extrañé y sí me dio melancolía, pero como soy taurina, mi lema es “jamás derrotada de rodillas, para adelante siempre”. Hay que seguir y me propuse estar al tanto de lo que pasa, de las redes sociales, del lenguaje que hablan mis hijos, como “brígido” o “filete”. También de Spotify o Deezer.

¿Le gusta que hoy su música llegue gratis a alguna gente?

Eso es una lata, aunque claro, le llega a más gente. Hoy no tienes el control para que no te bajen tu música y no tienes control de manejar el hit que quieres que se difunda. Cualquier persona baja la canción que le gusta de un disco, por lo que es muy difícil conseguir éxitos. Se extrañan también los programas de TV donde puedas hablar de tu carrera.

¿Echa de menos aparecer más en TV o volver a conducir?

Extraño más bien que la gente se pueda enterar masivamente de lo que uno está haciendo. Si hoy no estás en TV, la gente ignora lo que estás realizando, entonces piensa que estás jardineando en casa, que ya no cantas. Hay muchas personas que se me acercan y dicen: “usted no deje de cantar” y yo nunca he dejado de hacerlo.

¿Le gustaría volver a Viña?

Al Festival de Viña no volvería como animadora. Me encantaría ir como cantante, pero no me han invitado hace muchos años. No sé por qué no me invitan y tampoco es un tema de análisis ya. Tal vez en algún minuto pensé: “¿Por qué no estuve para los 50 años del Festival, pese a que lo había animado un par de años antes?”. Uno siente ahí un poco de tristeza, pero tampoco es un tema permanente.

¿Le parece injusto?

Es que cuando no se dan las cosas, por algo pasa, entonces no sufro por eso. Sí me dio un poco de pena no estar en los 50 años del Festival, perfectamente podría haber ido. Ahora, si me invitan el próximo año, maravilloso, pero si no es así, tampoco me voy a morir. Ya no tengo miedo de no vivir ciertas cosas. Y no es soberbia, es como decir: no me he ganado un Grammy, me encantaría, pero si no pasa, ya no fue no más.

Hay una figura contemporánea, Cecilia Bolocco, que volvió a un espacio que es la antítesis de la antigua TV, Vértigo. ¿Le gustaría estar en un programa así?

No me molesta el humor. Tengo el recuerdo del Vértigo de antes, no he visto el de ahora. Sé que hay invitados y es como un concurso. Nunca diría “no voy a ir por ningún motivo”, pero también lo haría bajo mis condiciones, ya no estoy para ese estilo reality de con quién te peleaste, etc. No me gusta. ¿Para qué? No he hecho toda mi carrera para eso, ni para estar fingiendo una relación íntima en pantalla, como alguna vez lo vi en un programa. De otro modo, tampoco aceptaría ser panelista de un proyecto. Para criticar a otro, no.

Es probable que hoy Hernández ya no tenga ansiedad por vivir ciertos capítulos en su carrera: es la tranquilidad que entrega la experiencia y su estatus como un clásico del cancionero chileno. Y es también la serenidad que proporcionan los años, luego que el pasado sábado 2 cumpliera cinco décadas de vida. Un trance que, quizás por primera vez, la ha llevado a reflexionar sobre su adultez y los días en que escribirá su punto final sobre los escenarios.

“No acostumbro a pensar en celebraciones, ni ventas de discos, ni premios. Me gusta que ocurra, pero no es mi motivación”, dice a modo de declaración de principios. Luego profundiza: “Tampoco tengo una meta establecida ni una fecha de término de mi carrera, pero sé que no tengo miedo a apagar las luces y me gustaría retirarme bien. Exitosa, caminando bien, que no exista nada que haga sentir lástima. Que no te digan ‘oye, ya no es lo mismo que antes’. No me gustaría dejar ese recuerdo, aunque sé que falta mucho. No sé si me gustaría llegar a cantar hasta los 80 años, por mis dos operaciones a los tobillos. Hay que saber decir hasta acá llegué, retirarse dignamente”.

¿Sigue con confianza de llenar un lugar como Movistar Arena?

Soy muy agradecida del público, pero nunca tengo la certeza de que voy a llenar un concierto, por tanto uno debe trabajar, hacer la promoción. Cada show es un desafío, un nuevo reto, nunca tengo la seguridad de que el próximo álbum que voy a grabar será un éxito.

Si tuviera que elegir un momento de estos 25 años, ¿con qué se quedaría?

Me cuesta, porque he vivido momentos muy lindos. Pero siempre me quedo con el origen y, por tanto, con esa noche de 1989 en que subí por primera vez a Viña, resfriada, sin saber si realmente podía cantar, con mi abuela muerta hace 4 o 5 años.

¿Y hay algún momento que le gustaría borrar para siempre?

(Piensa)Como nunca he tenido un escándalo, ni he estado en boca de nadie, si tuviera la posibilidad de borrar algo, aunque no me arrepiento de lo que hice, sería el roce que tuvimos con Luis Jara. Qué lata haber pasado por eso. Fue incómodo. Hoy estamos muy bien, él se ha portado muy cariñoso, pero él la embarró en contar cosas que no son. Yo no hubiera tenido miedo en decir que pololeamos, pero no pasó. Si pudiera borrar eso, lo haría.

La Tercera (Chile)

Siguenos en: @MHwordpress

Anuncios

Publicado el 12 mayo 2015 en Chile, Entrevistas, Prensa, Tour 25 años. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: